«Un pequeño paso para el hombre, un enorme salto para la humanidad» Neil Amstrong.

 ¿Qué exactamente habrá sentido Neil Amstrong al pisar la luna por primera vez convirtiéndose así en el primer hombre en poner el pie en nuestro satélite natural?  Este astronauta, ingeniero aeroespacial, piloto militar, piloto de pruebas y profesor universitario, tuvo que pasar por muchas pruebas de todo tipo, las cuales superaba una y otra vez, con muchísimos esfuerzos personales como: noches sin dormir; dedicar menos tiempo a él y los suyos; incertidumbre; duda; estrés; miedo; frustración; entre otras muchas sensaciones.  A pesar de todo, fue capaz de implementar en su vida habilidades como la resiliencia, disciplina, determinación, perseverancia, perspectiva, coraje, visión y muchas otras que lo llevaron a conectar con su poder personal para lograr lo que hasta el 21 de julio de 1969 era  ¡inimaginable!

Tanto en mis consultas como Coach como en la vida diaria, muchas personas me preguntan

¿Qué significa y qué puede hacer por mí, el trabajar en mi Poder Personal? 

El Poder Personal es capaz de acompañarnos a lograr todas aquellas cosas de nuestra vida personal o profesional que considerábamos casi imposibles.  Es la capacidad que como seres humanos tenemos de crear nuestra propia historia, a pesar de los factores incontrolables y adversidades que encontramos en el camino, basados en la consciencia y manera en que decidimos ver la vida cada día, agregando por supuesto,  el infaltable componente de la espiritualidad y la fe.

Tonny Robbins, considerado uno de los Coach referentes a nivel mundial en el ámbito personal y profesional explica: 

“El secreto del éxito es aprender a usar el dolor y el placer en lugar de que el dolor y el placer te utilicen. Si haces eso, tienes el control de tu vida. Si no lo haces, la vida te controla.”

Como Coach acompaño a personas y equipos a través de procesos de autodescubrimiento a la aceptación y consciencia de quienes estamos siendo, para pasar a la responsabilidad de reinventarnos a lo que queremos ser, liberando todo el potencial que tenemos dentro de cada uno, maximizando así nuestra productividad, rendimiento y resultados a la vez que elevamos nuestros niveles de bienestar.

¿Cómo podemos iniciar un proceso de desarrollo de nuestro Poder Personal?

Empecemos con el observarnos y escucharnos a nosotros mismos, a tratar de conectar con quienes estamos siendo para paulatinamente poder pasar a la aceptación, responsabilidad y compromiso de accionar. Es un proceso que toma su tiempo, así que date tus espacios sin miedo, con determinación, perseverancia, viviendo un día a la vez y con mucho amor propio.  Logramos maximizar nuestro poder personal al identificar, aceptar y potenciar nuestras:

  1. Fortalezas
  2. Habilidades
  3. Cualidades 
  4. Inspiraciones 
  5.  Ejes de vida
  6. Claves de éxito personal
  7. Valores que nos definen
  8. Áreas de mejora

Todo esto va de la mano con la construcción de un propósito de vida que camine de la mano con nuestro desarrollo personal y autorealización.

De acuerdo a la Ontología del lenguaje, la Programación Neurolingüística y la Neurociencia, el Poder Personal reside principalmente en nuestros pensamientos, nuestros juicios, compromisos, nuestras emociones y en nuestras acciones.

Las 7 áreas en el ámbito individual, empresarial y de equipos que pueden ser potenciadas a través del desarrollo de tu poder personal son:

  1. Decidir sobre proyectos nuevos, proyectos en proceso y la forma de posibilitar más el logro de los resultados.
  2. Llevar una vida propia aparte del trabajo y la familia, en donde el bienestar y la salud sea una prioridad para cada uno.
  3. Trabajar colectivamente para alcanzar resultados.
  4. Afrontar procesos de cambios y reinvenciones personales y organizacionales.
  5. Desarrollar mayor autonomía física, confianza, autogestión.
  6. Establecer relaciones basadas en la confianza, honestidad,  amabilidad, apoyo, reconocimiento y gratitud entre los miembros del equipo.
  7. Comunicar, convencer, confiar, comprometerse, observarse, responsabilizarse y trabajar en armonía por una meta.

Es clave reconocer aquellas cosas que más nos están costando para transformarlas, es allí donde puede estar una clave de éxito fundamental y oportunidad para el logro de objetivos y para elevar también nuestros niveles de satisfacción con la vida haciéndonos así, más felices.  

El milagro no es que hagamos el trabajo, sino que estemos encantados de hacerlo. Madre Teresa

#AbrazatuPoderHoy

 

Sara