Saber diferenciar entre una situación que no podemos controlar a una que es realmente es un hecho trágico para nuestra vida personal o empresarial, es un factor clave al formar una  percepción o mirada ante cada cosa.  Nuestra forma de ver la vida puede marcar poderosos antes y después en nuestros planes, ya que no sólo nos acompaña a elevar, mantener o disminuir  nuestros niveles de bienestar físico y emocional, sino que también es una herramienta fundamental para lograr metas que en muchos casos, juzgamos como imposibles.

Estas 7 claves te ayudarán a encaminar​te hacia una ​ forma  más positiva​ de ver la vida​:

1- La Gratitud:  agradecer el nuevo día, ​el clima, ​la salud, los alimentos, el trabajo, las oportunidades, la familia, los amigos, el respirar, la visión, entre otras, muchas cosas, que nos pasan casi  en transparencia contribuye a cambiar nuestras percepciones negativas.  La gratitud nos potencia nuestra autoestima, confianza, seguridad y optimismo, beneficios que a su vez nos reducen la insatisfacción por lo que no tenemos.

2- Esperar siempre lo mejor:  Las diferentes situaciones que nos ocurren, muchas de ellas impredecibles, no las podemos cambiar, sencillamente se convierten en hechos, lo que si podemos modificar es la forma en que nos enfrentamos a esa situación. Sin embargo, si no ha sucedido  aún ¿Por qué nos empeñamos en siempre esperar lo peor?

3- Aprendamos continuamente:  Ver los toros desde la barrera es menos arriesgado que entrar al ruedo ¿cierto? Pero de eso se trata la vida, de arriesgar para ganar o bien si perdemos, habremos aprendido todas las lecciones que nos dejo el tropiezo para que no nos vuelva a pasar. Por lo que mantenernos actualizados en diferentes ámbitos y vivir experiencias que conllevan riesgos inteligentes, son parte del aprendizaje continuo tanto personal y empresarial.

4- Gestionarnos mejor emocionalmente: trabajar diariamente  en no contagiarnos de las emociones y estados de ánimos pesimistas de otros es sumamente importante. Tratar de seguir observando nuestras emociones para no bloquearlas y saber autogobernarla, nos puede ayudar a vernos introspectivamente y detectar en qué emoción estamos. Si estas nos nos están disminuyendo el potencial o quizás es todo lo contrario.  Mantenernos automotivados es un ejercicio diario que nos ayuda a gestionar mejor las emociones y esto  no depende de nadie más que de nosotros mismos. 

5- Cuidemos nuestros pensamientos: desechar lo que no le sirve a nuestro organismo es una función biológica  básica de nuestro cuerpo. Así como lo hacemos físicamente, podemos también cultivar en nuestra mente  pensamientos que  nos aporten valor a través de la selección apropiada de lo que decidimos leer, ver, escuchar, hablar, así como también de las conversaciones externas que nos permitimos compartir con otras personas. 

6- Esforcémonos:  Nos trazamos una meta y de inmediato comenzamos a bombardear pesimismo, al punto de echar por tierra nuestro propósito. Para lograr objetivos claramente el esfuerzo es una clave de éxito, mantener una posición más positiva y optimista ante la vida depende de que tanto nos esforzamos por convertir en hábitos acciones que nos potencien.

7- Disfrutemos más del camino  hoy: “Cuándo logre tener el trabajo en el que gane XXX,  estaré realmente  realizado”..”Cuándo tenga esto o aquello..solo allí seré feliz”, disfrutar de las pequeñas alegrías y logros de la ruta diaria, es en esencia un agente de éxito valioso para ver el vaso más lleno que vacío.  
Y no te olvides que la felicidad no es la ausencia de problemas, sino la capacidad que tenemos de enfrentarlos.
¡Abraza tu poder HOY!