¿Cómo cuidas tu felicidad?

pexels-photo-1060498.jpeg


“Cuando tenga mucho dinero seré muy feliz” 

 “Cuando cambie de trabajo seré tan feliz”

“Cuando tenga X cosa seré absolutamente  feliz”

“Cuando termine este proyecto seré feliz”

 ¿Te sientes identificado con estas frases? ¿Cuántas veces hemos evaluado que solo al alcanzar una determinada situación o cosa seremos completamente felices? Probablemente un buen par de veces a lo largo de nuestra vida nos ha pasado.


Uno de los estudios más prolongados acerca de la felicidad, hecho por la Universidad de Harvard durante más de 75 años y liderado por el psiquiatra estadounidense Robert Waldinger reveló que “más allá de un nivel en que nuestras necesidades básicas están cubiertas, un aumento en el ingreso no necesariamente nos hará felices”. También menciona que la felicidad y la salud “no tienen que ver con riqueza, fama, ni con trabajar mucho”. El mensaje más claro de este estudio es: “las buenas relaciones nos hacen más felices y más saludables”.

Y es que la búsqueda de la felicidad se convierte en uno de los cuestionamientos más frecuentes e inexplicables de la humanidad a través de los siglos.  La felicidad conceptualmente hablando, es muy subjetiva, todo va a depender de la percepción de la persona que la interpreta y la define como su estado “ideal” para habitar durante su estadía en este mundo. Podemos decir también que no es un estado constante, sino más bien que se encuentra en permanente cambio.  La misma también puede ser o no, producto de una situación puntual que nos ocurra.

Muchas veces creemos que, al alcanzar un determinado objetivo, seremos felices hasta el final, sin embargo, no nos hace felices para siempre.  En consecuencia, el vivir siempre con un propósito nos mantiene en un constante estado de evolución, en donde las metas se van trazando cada cierto tiempo, envolviendo de sentido el camino por recorrer.

El padre de la psicología positiva, Martín Seligman entiende la felicidad como:

“una vida placentera, significativa y de compromiso”.  

Seligman señala también:

“las ideas de que la felicidad se sustenta, además, por las relaciones de calidad que una persona tiene, así como por sus éxitos y logros”.

El  filósofo griego Platón (427 a.C. – 347 a. C.) la describió así:

“El hombre que hace que todo lo que lleve a la felicidad dependa de él mismo, ya no de los demás, ha adoptado el mejor plan para vivir feliz”. 

 Haciéndonos responsables como individuos de la decisión de ser felices al enfrentar cada situación y trabajar en si mismo para lograrlo.

La felicidad tiene pocas probabilidades de caernos de la nada, si nosotros mismos no tomamos la decisión de aceptarla e ir tras ella.  La invitación es crear hábitos que nos acompañen a generar un mayor bienestar cada día de nuestras vidas, lo que representa, una excelente contribución a que nuestro cuerpo y mente pueda alcanzar un mayor balance y satisfacción personal.

Comparto mis 5 “Hábitos de felicidad y bienestar” que han contribuido poderosamente en mi manera de cuidar el día a día y la vida, aumentando mis niveles de energía y bienestar exponencialmente:

  • Meditación (Mi espiritualidad y Fe): alinear mi propósito de vida con mis creencias en materia del Dios supremo en el que creo, me genera una profunda armonía. Practicar diariamente al despertar una conversación interna que me vincule con mi Fe, es una dosis de poder y esperanza diaria, sin la cual me costaría enfrentar la vida.  El sentimiento de esperanza, protección y amor que me da, es parte clave de mi felicidad, es mi fuente perfecta del poder que viene del que me creo. Este es mi caso, sin embargo, cada uno puede adaptar su meditación diaria a lo que es, sus creencias, su Fe y sus propósitos.
  • Gratitud: practicar el agradecimiento diariamente a través de repetirme 3 cosas por la que estoy agradecida en el día, me ayuda a ver más lo bueno que lo malo, dándole paso a emociones más posibilitadoras en mí. Evita estar en esa quejadera que se nos contagia tan fácilmente del entorno en donde estemos.  Aquí añado mi mi lista de gratitud por los logros realizados y más cuando puedo lograr todo lo trazado para el día.
  • Tiempo con mis personas favoritas: mis encuentros para cultivar las relaciones con los que más amo, MI FAMILIA, es un hábito trascendental para mí. Puede que no sea tanto  tiempo como quisiera, pero aun así, trato de que sea de calidad, es una recarga extraordinaria de mucha energía.  El poder mantener encuentros de carne y hueso con las personas que tienen un espacio muy especial en mi vida, además de mi familia, es un tiempo muy valioso. Sin embargo, conectar con ellos de una u otra forma, me eleva y energiza el día.
  • Actividad Física o ejercicios: practicar una rutina de ejercicios diaria antes de cada día, por lo menos 5 veces a la semana durante mínimo 45 minutos, me da energía, alegría y bienestar para enfrentar lo que viene. Puede ser caminar, cardio o cualquier otra forma ejercicio físico, el mismo nos hará experimentar  la sensación de bienestar al incrementar los niveles de serotonina, dopamina y endorfinas, alejándonos un poco del estrés, la depresión y el mal humor.
  • Aprender algo nuevo cada día alineado a mi propósito de ayudar y trabajar: en mi caso tengo una especial adicción por el aprendizaje, por medio de la lectura, el estudio, el arte y la música principalmente, me lleva a la emoción del asombro experimentado mucho placer.  Esto llevado a mi trabajo diario en mis diferentes facetas profesionales como coach o como publicista, me conecta muchísimo con la alegría del dar. Especialmente cuando puedo compartirlo con alguna causa social donde enlazó con la sensación de servir al prójimo para dejar un mundo mejor de cómo lo encontré.

Estos son mis “Hábitos de felicidad y bienestar” más importantes sin embargo tengo otros más.  Puede que en tu caso sean diferentes cosas, las que te hacen sentir muy feliz, en bienestar, motivado, energizado y concentrado.   Te invito es  a que no dejes de darte tus momentos de felicidad diarios.

Toma en cuenta que ser  feliz es principalmente permitirnos ser un SER HUMANO, no perfecto.  No siempre estaremos en altas, también nos toca enfrentar las bajas y los fracasos como entrada al aprendizaje que nos llevará al éxito.  Regalémonos la oportunidad cada vez que lo necesitemos de  vivir nuestros momentos de profundo miedo, dolor, nostalgia, tristeza, frustración, resentimiento, enfado, rabia, etc.  Tomémoslo como parte de la vida, ya que solo viviéndolos podremos permitir su salida y darle paso a las emociones que son parte del universo de la felicidad y bienestar.

Te incito a que en algún momento del día o la semana, hagas un espacio de tiempo para ti,  en el que puedas escribir, en  por lo menos dos a tres párrafos,  la respuesta a las preguntas: ¿Qué es felicidad para ti? y ¿Cómo estas cuidando de ella? Puede que nunca te hayas detenido a escribirlo y si alguna vez lo hiciste, vale la pena volver a validar, que te hace sentir plenamente satisfecho con tu vida; disfrutando absorto y conectando así, con un estado de total bienestar, emoción, progreso, contemplación, paz o alegría.

Y recuerda, que disfrutar del  cada momento del camino de la vida; agradecer por todo lo que tenemos y lo que no; y aceptarnos con nuestras luces y sombras viviendo en el presente, es parte clave de nuestra decisión de ser feliz HOY.

Sara

Coach de Reinvención empresarial y vida · #abrazaelpoderquehayenti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s